La injusticia de los embargos.

No todos los embargos son justos ni todos los embargos se ajustan a la Ley. Hay que levantar embargos injustos para recuperar bienes embargados ilegalmente.

Límite embargable

Hay que partir de la base de que no cualquiera puede embargar o retener bienes. Solamente dos poderes públicos tienen la capacidad reconocida por Ley para poder embargar:

  • Los Juzgados.
  • La Administración pública.

Tampoco pueden embargarse o retener todos los bienes. La ley establece una serie de límites de embargabilidad que hay que respetar. Sin embargo, nadie va a controlar si se respetan dichos límites a menos que el propio interesado lo pida. Como esto no ocurre por desconocimiento, el acreedor termina por embargar cantidades o bienes por encima de los límites permitidos.

En cualquier caso, se puede solicitar la devolución de las cantidades embargadas de más. Solamente hay que solicitarlo, justificando debidamente el derecho al reembolso de la cantidad de la que nos han privado injustamente.

El poder de embargar. ¿Quién puede hacerlo?.

Embargar los bienes de una persona o empresa, es una cuestión muy delicada. Puede dejar en una situación de serie indefensión al embargado, quien ve que pierde la posesión de sus bienes en garantía del pago de una de sus deudas. Por eso, este privilegio entraña una responsabilidad y requiere cumplir una serie de garantías que no siempre se cumplen. Eso provoca embargos injustos.

De nuevo nos encontramos con un privilegio más de la Administración o poder ejecutivo, quien goza de facultades iguales a la de los tribunales de justicia o poder judicial para poder retener bienes de los ciudadanos. 

No deja de sorprender, que la Ley otorgue estas facultades a la Administración, que pasa a ser a la vez que parte interesada, el brazo ejecutor de sus intereses. Eso le otorga una gran ventaja, no solamente frente al deudor, sino también frente al resto de acreedores de ese mismo deudor. Estos últimos deberán recurrir a los tribunales de justicia para hacer valer su crédito. El proceso será mucho más largo e ineficiente, ya que cuando lo consigan, posiblemente ya hayan sido embargado por la Administración y deberán por tanto ponerse a la cola.

El límite del embargo. ¿Qué y cuánto me pueden embargar?.

La Ley establece una serie de garantías relativas al límite de embargabilidad. No se puede embargar todo y lo que se puede embargar es con unos determinados límites. Saber hacer que se respeten estos límites, nos permitirá evitar embargos injustos.

Sin embargo, no siempre se respetan estos límites. En ocasiones, especialmente la Administración no hace ningún control de lo que embarga, superando sin miramientos los límites de embargabilidad. Estudios indican que el 90% de las personas embargadas injustamente o por encima del límite legalmente establecido, no lo saben y por lo tanto no hacen nada para revertir la situación.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.